La temporada se acerca y hay que ir llegando al punto óptimo de preparación.

Ayer por la mañana estuvimos en la Finca La Morera de Fuentelencina, en Guadalajara, en casa de Diego Valladar y David Écija, con mi gente de siempre, me acompañaron mis banderilleros de confianza, Jesús Delgado y Diego Valladar, y el picador Iván García Marugán.

Me las vi frente a dos astados: un utrero de procedencia Osborne que me dio muy buen juego, con el que me sentí muy cómodo , y un toro de la Ganadería de Alicia Chico, encaste Santa Coloma, que presentó muchas dificultades. Puse en juego valor y seriedad para sacarle al astado varios muletazos.

Esto es lo que un torero se encuentra continuamente: animales que se hacen cómplices tuyos para acabar una buena labor, y otros a los que, por mucho que te esfuerces, apenas puedes sacarles rendimiento.

Borja Ximelis
Borja Ximelis

Personalmente me encuentro en muy buena forma y lleno de confianza, lo cual para un torero es más un peligro que una ventaja. Estar muy en forma es imprescindible, pero no garantiza nada, y sentirme lleno de confianza podría llevarme a riesgos indeseados: siempre es mejor la desconfianza.

El toro no confía en el torero, por más que a veces lo parezca, y el torero jamás debe cometer la torpeza de confiar en el toro. Es únicamente desde estas premisas desde donde se puede articular una buena faena.

Galería de imágenes cortesía de Cesar Erustes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>